El terrazo es un tipo de hormigón (concrete) fabricado con atención y que incorpora componentes de calidad: cemento blanco, agregados finos (polvos y micro-granulados) y granos, fragmentos o placas de mármol u otros materiales decorativos. Tras agregar agua esta mezcla se vierte en un molde y luego endurece de forma natural durante varias semanas. El siguiente paso es el pulido abrasivo, que elimina una capa superficial de 2-5 mm y revela los agregados decorativos. Finalmente, para endurecer la superficie y dar brillo a los colores se realiza un pulido fino de la superficie.